Número 102
VII-VIII 2003
22 €







CASAS CON SENTIDO
Luis Fernández-Galiano
La explosión domiciliaria
Domestic Explosion



Cuerpos y casas  Bodies and Homes

Javier San Martín
Puertas adentro: la habitación en el arte  Behind Closed Doors: Habitation through Art

Beatriz Colomina
La casa suburbana, espejo y escaparate  The Suburban House, Mirror and Showcase

Mark Robbins
Ecosistemas domésticos  Domestic Ecosystems

Miradas encendidas  Blazing Gazes

Picture Window House, Izu (Japón)  Picture Window House, Izu (Japan)
Shigeru Ban

Casa Kessler, S. Sebastián de los Reyes (España)  Kessler House, S. Sebastián de los Reyes (Spain)
Alberto Morell

Casa Peter, Tegna (Suiza)  Peter House, Tegna (Switzerland)
Francesco & Britta Buzzi

Casa MR, Pomponne (Francia)  MR House, Pomponne (France)
Emmanuelle & David Marin-Trottin

Resonancias urbanas  Urban Echoes

Dirty House, Londres (Reino Unido)
 Dirty House, London (United Kingdom)
David Adjaye

Casa Roja, Londres (Reino Unido) Red House, London (United Kingdom)
Tony Fretton

Casa Elipse, Tokio (Japón)  Ellipse House, Tokyo (Japan) 
Endoh & Ikeda

Casa Hu-tong (Japón)  Hu-tong House (Japan)
Waro Kishi

Vientos locales  Local Winds

Casa en la playa, Punta Ixtapa (México)
 House by the Beach, Punta Ixtapa (México)
LCM / Fernando Romero

Casa de secano, Fuente Álamo (España) House on a Dry Field, Fuente Álamo (Spain)
Ad hoc

Casa M-Lidia, Montagut (España)  M-Lidia House, Montagut (Spain) 
Aranda, Pigem & Vilalta

Casa Cocoon, Wye River (Australia)  Cocoon House, Wye River (Australia)
Bellemo & Cat

Sabores complejos  Complex Flavors

Casa de vacaciones, Corrubedo (España)
  Holiday House, Corrubedo (Spain)
David Chipperfield

Casa Garriga-Poch, Lles de Cerdanya (España)  Garriga-Poch House, Lles de Cerdanya (Spain)
Arturo Frediani

Casa Baete-Doubbel, Gits (Bélgica)  Baete-Doubbel House, Gits (Belgium)
Wim Cuyvers

Casa Lang-Kröll, Gleissenberg (Alemania)  Lang-Kröll House, Gleissenberg (Germany)
Florian Nagler

Texturas próximas  Close Textures

Casa de la península, Victoria (Australia)  Peninsula House, Victoria (Australia)
Sean Godsell

Casa de plástico, Tokio (Japón)  Plastic House, Tokyo (Japan)
Kengo Kuma

Casa y cobertizo, Breezand (Holanda)  House and Barn, Breezand (Holland)
Nat Architects

Casa en el lago, Ermatingen (Suiza) House on the Lake, Ermatingen (Switzerland)
Oliver Schwarz


 
 
 


 
Luis Fernández-Galiano
La explosión domiciliaria

Vivimos tiempos explosivos. Por un lado, el boom residencial ha adquirido un protagonismo económico y territorial sin precedentes: la burbuja inmobiliaria es el motor del crecimiento, y el desarrollo informe de la construcción el principal rasgo de la urbanización contemporánea. Por otro, la detonación agresiva es el arma esencial de los contendientes en el conflicto medular de nuestra época: los mártires palestinos se hacen bombas humanas, y el ejército israelí emplea la demolición con dinamita de viviendas como instrumento de intimidación. La explosión domiciliaria es a la vez la multiplicación incontrolada del tejido residencial en Occidente y su destrucción controlada en la línea de fractura con el otro musulmán. En Zabriskie Point, Antonioni mostraba a cámara lenta la explosión de una casa en una esfera expansiva de fragmentos: un símbolo simultáneo de la burbuja urbanística que escombra los paisajes y de la demolición punitiva que desventra las viviendas.

Queremos pensar en la casa como un nido tibio, tejido en torno nuestro para protegernos como el capullo a la crisálida, y en el cual entregarse sin peligro al placer de los sentidos: encerrados con un solo juguete, o enclaustrados en un recinto íntimo abigarrado de objetos familiares. Así, ensayamos un orden arbitrario que agrupa nuestras casas de autor en torno a la convención de los órganos perceptivos: la mirada luminosa de horizontes y bombillas, el oído atento al tráfico o al timbrazo, el perfume leve del aire en movimiento, los sabores mixtos del alimento y el frío, el tacto en la penumbra del material o el lecho. Sin embargo, esta enumeración de los sentidos se drena de significado cuando la exponemos a la intemperie de la repetición o el riesgo, y tanto la anomia del crecimiento en mancha de aceite como la inseguridad física de la habitación fronteriza dibujan un paisaje desolado y desalmado, que se construye en torno al hueco sonoro del vacío espiritual.

Casas con sentido y devastación consentida: tal parece ser el panorama oximorónico de la ciudad actual. Fingimos vivir mientras sobrevivimos, y nuestra incapacidad para conformar el territorio es similar a nuestro fracaso en la conciliación del conflicto. Suspensos en geografía y suspensos en historia, los habitantes de este planeta frágil preferimos ignorar las grietas que craquelan su piel lacerada mientras nos sumergimos en el láudano narcótico del domicilio ensimismado. Pero la belleza mórbida de la casa deviene obscena cuando se blinda frente al estrépito del mundo, cerrando los ojos a la violencia, haciendo oídos sordos al agravio, negándose a husmear el rastro del abuso, soslayando el sabor persistente del dolor y huyendo del contacto abrasivo con la miseria. La casa de diseño excava un nicho autista en el espacio y en el tiempo, un escenario efímero y amable de la vida cotidiana momentáneamente suspendida: un oasis privado en el desierto público.