Número
109-110

IX-XII 2004
38€

CHINA BOOM
Growth Unlimited

Luis Fernández-Galiano
China Boom



Un mundo nuevo 
A New World


Peter G. Rowe
La modernización de China Modernization in China
Zheng Shiling
Ciudad y arquitectura en transformación Chinese City and Architecture in Flux
Juan Carlos Sancho
Tres ideas sobre una experiencia Three Ideas on our Experience


Legión extranjera 
Foreign Legion

Paul Andreu
Gran Teatro Nacional, Pekín Grand National Theater, Beijing
Centro de artes orientales, Shanghai Oriental Arts Center, Shanghai
Centro deportivo, Guangzhou Sports Center, Guangzhou
Burckhardt & Partner
Pabellón polideportivo Wukesong, Pekín Wukesong Multipurpose Sports Hall, Beijing
David Chipperfield
Conjunto residencial, Hangzhou Residential Complex, Hangzhou
Museo de la cultura Liangzhu, Liangzhu Liangzhu Culture Museum, Liangzhu
Norman Foster
Aeropuerto internacional, Pekín International Airport, Beijing
Zaha Hadid
Museo Guggenheim, Taichung Guggenheim Museum, Taichung
Herzog & de Meuron
Estadio nacional, Pekín National Stadium, Beijing
Edificio TPT, Pekín Three Partnership Tower, Beijing
Campus universitario, Pekín University Campus, Beijing
Escuela de comunicación audiovisual, Qingdao School of Creative Media, Qingdao
Marc Mimram
Puente Bengbu, Tianjing Bengbu Bridge, Tianjing
MVRDV
Complejo residencial, Liuzhou Housing Complex, Liuzhou
Torres Solo, Shenyang Solo Towers, Shenyang
Office dA
Casa de entrada, Tongxian Gatehouse, Tongxian
Centro de arte, Tongxian Art Center, Tongxian
OMA/Rem Koolhaas
Sede de la CCTV, Pekín CCTV Headquarters, Beijing
Casa del Libro, Pekín Beijing Books Building, Beijing
Antoine Predock
Museo del Palacio Nacional, Taibo National Palace Museum, Taibo
PTW Architects
Centro nacional de natación, Pekín National Swimming Center, Beijing
Sancho & Madridejos
Iglesia y centro cívico, Qingpu Church and Civic Center, Qingpu
Foro de las Artes, Shanghai Art Forum, Shanghai
Skidmore, Owings & Merrill
Torre Jinao, Nanjing Jinao Tower, Nanjing
Ciudad universitaria, Shanghai University City, Shanghai
Von Gerkan & Marg
Museo Nacional de China, Pekín National Museum of China, Beijing
Museo Shanghai-Pudong, Shanghai Shanghai-Pudong Museum, Shanghai
Riken Yamamoto
Complejo mixto Jian Wai, Pekín Jian Wai Soho Complex, Beijing


Profetas en su tierra 
Home Architects


Yung Ho Chang
Instituto de biotecnología, Chongqing Bio-Tech Institute, Chongqing
Xiaohua Fei
Aseos públicos, Shenzhen Public Toilets, Shenzhen
Liu Jiakun
Museo de escultura Luyeyuan, Xinmin Luyeyuan Sculpture Museum, Xinmin
Xiaodong Li
Escuela y centro comunitario Yuhu, Lijiang Yuhu Elementary School and Community Center, Lijiang
Qingyun Ma
Museo Urbano, NingboUrban Museum, Ningbo
Lu Wang
Museo local, TiantaiLocal Museum, Tiantai


Muralla abierta 
Open Wall


Proyecto residencial Tianjin, Tanggu
Tianjin Housing Project, Tanggu

Riken YamamotoCasa horadada Hollow House
Motumu Uno Casa garaje Hybrid-Car House
Ryue Nishizawa Casa extendida One-Story House
Atelier Bow-Wow Casa patio inglés Burrowed Courtyard House
Kazuhiro Kojima Casa dividida Divided House

Comuna de la Gran Muralla, Shui Guan
Commune by the Great Wall, Shui Guan

Gary Chang Hotel-casa maleta Suitcase House Hotel
Shigeru Ban Casa-mueble de bambú Bamboo Furniture House
Cui Kai Casa para ver y ser vista ‘See and Seen’ House
Rocco Yim Casa-patio deformada Distorted Courtyard House
Chien Hsueh-Yi Casa aeropuerto Airport House
Antonio Ochoa Casa en voladizo Cantilevered House
Kengo Kuma Casa-muro de bambú Bamboo Wall House
Kanika R’kul Casa compartida Shared House
Kay Ngee Tan Casas gemelas Twin Houses
Nobuaki Furuya Casa en el bosque Forest House
Yung Ho Chang Casa escindida Split House
Seung H-Sang Casa Club Club House

CIPEA: muestra internacional de arquitectura, Nanjing
CIPEA: China International Practical Exhibition of Architecture, Nanjing

Steven Holl Museo de arte moderno y arquitectura Modern Art and Architecture Museum
Liu Jiakun Centro social Community Center
Zhou Kai Casa eremita Hermit House
Qingyun Ma Casa Guan-Ye Guan-Ye House
Sejima & Nishizawa Círculo de interacción Circle of Interaction
Mathias Klotz Casa nenúfar Pond Lily House
Njiric & Njiric Construcción para mil manos Construction for One Thousand Hands
David Adjaye Caja de luz Light Box
Mansilla & Tuñón Casa Fo-shou Fo-shou House
Sean Godsell Sombras de bambú Bamboo Shadows
Odile Decq Casa Pegaso Flying Horse House
Matti Sanaksenaho Casa barco Boat House

Luis M. Mansilla
Sobre lo inmediato: notas de viaje On Immediacy: travel sketches


 
 
 


 
Luis Fernández-Galiano
China boom

¿Un siglo ‘Pacífico’, un siglo asiático o un siglo chino? En la coyuntura entre el siglo xx y el xxi, el tránsito del Atlántico al Pacífico es pronosticado por todos; el desplazamiento de América por Asia es advertido por muchos; y el reemplazo de EE UU por China es temido por algunos: el despertar del dragón suscita tanta fascinación como recelo. Tras las reformas de Deng Xiaoping en 1978, China lleva 25 años creciendo al 9%; en este período, su PIB se ha triplicado, y el porcentaje de la población que vive en ciudades se ha doblado, superando el 40%. Alimentado por las exportaciones, y sostenido por el proteccionismo postotalitario de un estado de partido único, el espectacular crecimiento chino no ha producido aún empresas globales —las Sony o Hyundai que cristalizaron el auge japonés o coreano— pero sus grandes petroleras (PetroChina, Sinopec, CNOOC) buscan en varios continentes recursos energéticos para el que es ya el segundo importador del mundo; sus compañías tecnológicas (desde la Lenovo que ha adquirido una división de IBM hasta la Huawei que ha creado en Shenzhen un campus estilo Silicon Valley, con arquitecturas de dórico Disney incluidas) compensan la escasa innovación con los bajos costes laborales; y su nueva generación de millonarios ostentosos, que construyen chateaux o compran cadenas francesas de cosmética, constituyen la avanzadilla de una colosal clase media urbana consumista, suministrando una poderosa demanda doméstica que complementa el tirón del sector exterior.

Las desigualdades del crecimiento chino no semejan ser un riesgo significativo: las diferencias en nivel de ingresos son similares a las de EE UU, y el desequilibrio entre la costa próspera y el interior atrasado —donde han surgido todas las revueltas, desde los Boxers hasta los comunistas— se va enjugando a medida que el desarrollo de Shanghai se extiende aguas arriba por el corredor del Yangtzé, y que el dinamismo de Hong Kong se amplía en ondas concéntricas en la superregión de Guangdong, desde ese delta del Río de las Perlas que se ha descrito como ‘la fábrica del mundo’. Más peligrosas parecen la debilidad del sistema financiero, la persistencia de la corrupción administrativa y la escasez de recursos energéticos, para garantizar la seguridad de suministro de los cuales se está reforzando una maquinaria militar que causa zozobra a sus vecinos —Japón y Taiwán sobre todo, pero también Corea y el otro gigante que despierta, India—, a sus competidores, e incluso a EE UU, que ha exigido a sus aliados europeos el mantenimiento del embargo de armas a China. Gravitando sobre todo ello, en un país que ha alcanzado los 1.300 millones de habitantes en 2005, se halla el panorama demográfico creado por la política del hijo único y el acelerado envejecimiento de la población resultante, con la proliferación de familias 4+2+1, donde hoy cuatro abuelos y dos padres satisfacen los caprichos de un pequeño emperador, pero donde dentro de 30 años será un solo adulto el que deberá atender a seis jubilados.

Esta titánica transformación económica y social se ha expresado a través de una explosión urbana sin precedentes en la historia, articulada por gigantescas obras públicas —grandes presas y puentes colgantes, autopistas aéreas y túneles submarinos— y con el devastador impacto que cabe imaginar sobre el medio ambiente y el patrimonio cultural. El frenesí constructivo que ha llevado a tantos arquitectos extranjeros hasta China —inicialmente para las obras de complejidad técnica o importancia simbólica, como algunos rascacielos de Shanghai o los proyectos olímpicos de Pekín, pero cada vez más para planes urbanísticos o desarrollos comerciales convencionales— recibe, según The Economist, el impulso añadido de una burbuja inmobiliaria que se nutre del dinero caliente que apuesta por la revaluación del yuan. Este proceso ha situado a distritos de Shanghai como Pudong y Puxi entre los barrios de oficinas más cotizados del mundo, y al mismo tiempo ha provocado en ciudades como Pekín un creciente deterioro de su extraordinario legado monumental y urbano, que apenas respeta los emplazamientos declarados Patrimonio de la Humanidad (la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Palacio de Verano, las tumbas Ming y el Templo Celestial), sitiados ya por una marea unánime de edificación trivial. El boom chino es la historia de un éxito, y la velocidad de su mudanza no puede sino suscitar admiración; pero la misma radicalidad de la mutación que augura un siglo de oriente tiene que provocar el vértigo de occidente.